sábado, 6 de junio de 2009

Y así pasan los días





La ventana abierta, el vaso medio vacío, demasiada ceniza.

Un susurro. Tiemblo. No tengo frío. Cuatro, tres, dos palabras.

Silencio.

Cuatro y media sin sueño, me tumbo, miro el techo.

Te hablo.

Pienso. Siento. No te siento.


De Lunes a Viernes...



Te juegas el todo o nada, balanceándote en el error, confiando en que no caerás nunca, pero sí que puedes caer. La vida te cambia en un segundo, tu mundo deja de ser tuyo, ya no hay algo que tengas que entender, porque no reconoces nada.



Como Las Golondrinas del poema De Bécquer

1 comentario:

  1. he decidido hacerme tu nueva seguidra :) me gusta tu blog.

    ResponderEliminar